Frente Popular de Juventudes en la ruta Galán Sarmiento Por Omar Iván Vargas Ballén

En 1974, un 9 de agosto, un colectivo de jóvenes entre los 15 y 21 años, constituimos en Armero, Tolima, el Frente Popular de Juventudes, que planteaba entre otros temas, la mayoría de edad a partir de los 18 años, la cual se logró según expresa la ley 27 del 26 de octubre de 1977.

El Frente Popular de Juventudes (FPJ), creado por Gerney Ríos González, cuando tenía 15 años, con la intención de integrar muchachos del Tolima Grande y su entorno con el cuadrante cafetero, buscaba formar líderes que expresaran los nuevos retos de una sociedad proactiva, propositiva y prospectiva con principios y valores éticos y morales, gran sentido patriótico y de colombianidad.

En las gacetas de la época, FPJ en Acción y El Cronista, Gerney Ríos afirmaba que, “no lograremos el cambio sin un pueblo organizado y consciente de sus derechos y fortalezas; cimentados estos planteamientos en la innovación, el emprendimiento y la dinámica participativa para sensibilizar estas reflexiones, utilizando mecanismos y enseñanzas, fundamentadas en la educación solidaria y pública, con la premisa , la mejor inversión de la nación y una región es la educación, con la participación de hombres y mujeres por igual”. Gerney, entre los años 2000 a 2021, instruyó a más de 100 mil colombianos, sin costo alguno y por autogestión con la Fundación Centro Andino de Estudios, la Corporación Centro de Estudios Miguel Antonio Caro y Eficiencia Ciudadana, con epicentro en la carrera 17 N. 42 – 43, localidad Teusaquillo de Bogotá, embargada en plena pandemia por la administración distrital. Cosas de la vida cotidiana.

En los años 1973, 1974 y 1975 partían de Armero, luego de finalizar su bachillerato, los futuros magistrados de las altas cortes Manuel Isidro Ardila Velásquez y Leonardo Augusto Torres Calderón, los posteriores destacados médicos Ramiro Sánchez Ramírez, considerado uno de los mejores oncólogos del planeta y Javier Rojas Ótavo, el eventual almirante Alejandro Parra Rivera y una veintena de empresarios y dirigentes encabezados por Hernando Ayala Ayala, Helmer Beltrán Recaman y Francisco Javier Uribe Ossio. Aparece por la época, el juvenil, Luis Ángel Carmona Fitzgeral, un fenómeno electoral de la región con epicentro en el eje Fresno-Mariquita-Lérida –Ambalema. En esas calendas se marchaba de Ibagué, Leonardo Alfonso Barrero Gordillo, lustros después, comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia; partían de Villahermosa en el norte del Tolima, Juan Carlos Echeverry Garzón, quien sería ministro de hacienda, director de planeación, presidente de Ecopetrol, candidato presidencial y Luis Alberto Gonzalo Echeverry Garzón, presidente de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Bogotá.

En el Tolima la disputa electoral entre los liberales, Rafael Caicedo Espinosa, exministro de minas y petróleos, gobernador y director del célebre diario El Cronista, Felipe Salazar Santos, Néstor Hernando Parra Escobar, diplomático, ensayista y educador, fundador de la Universidad de Ibagué, gobernador del Tolima, rector de la Universidad del Tolima, creador de la Corporación Tecnológica de Educación del Norte del Tolima en 1981, cofundador de la Sociedad de Amigos del País, de la línea de Carlos Lleras y Luis Carlos Galán, quienes estaban enfrentados a las toldas santofimistas y a la vez con los conservadores liderados por Guillermo Angulo Gómez, Jaime Pava Navarro y Rómulo Salazar Quiñonez, invitaba a alquilar balcón. Afloraba un nuevo liderazgo con Augusto Trujillo Muñoz, destacado abogado de la Universidad Nacional y el FPJ.

En Bogotá el Frente Popular de Juventudes concebido en Armero progresaba a nivel nacional y a finales de 1976 se reunía en la avenida caracas N. 32 – 66 con el exministro de educación Luis Carlos Galán Sarmiento, luego de su paso por la embajada de Colombia en Italia. Asistían a las convocatorias Bernardo León Ordoñez Sánchez, bachiller egresado del colegio Champagnat de Popayán en 1974 y estudiante de la facultad de ingeniería civil de la Universidad Javeriana, Fred Emiro Núñez Cruz, fundador en Caquetá y Huila del FPJ, alumno del Colegio Superior de Comunicaciones, Rolando Arias Torralba de la Universidad de América, Víctor Julio Berrios Hortua de la Universidad Libre, Gloria Hirma de Angulo, Universidad Juan N. Corpas, Omar Iván Vargas Ballén de la Universidad Piloto y Marco Tulio Calderón Peñaloza de la Universidad La Gran Colombia, entre otros, convocados por Gerney Ríos, quien posteriormente organizaría unos interesantes foros en Honda, Mariquita, Fresno, Falan, Palocabildo, Casabianca, Armero, Lérida, Ambalema y Venadillo con la exposición de Luis Carlos Galán, causando positiva impresión entre los asistentes.

En su periplo por el norte del Tolima, a Galán Sarmiento lo acompañaba José Blackburn Cortes, ingeniero civil, egresado de la Universidad Nacional, invitado especial por su compañero de estudios Gustavo Ovalle Téllez, considerado uno de los mejores matemáticos de Colombia en los años 70, quien junto a Gerney Ríos, intentaron resolver la ecuación de quinto grado mediante radicales del teorema de Niel Henrik Abel-Ruffini, muerto consumido por la pobreza en su barrio natal. El cubrimiento periodístico estaba a cargo de Germán Antonio Valencia Blanco, Néstor Javier Cardona Gutiérrez y Antonio Valencia Salazar.

Se sumaba a la gira el abogado de la Universidad Nacional, Rafael Caicedo Espinosa, director de El Cronista, compañero de gabinete de Galán Sarmiento en el gobierno de Misael Pastrana Borrero, en el periodo comprendido entre 1970-1972. Era un consejo de ministros de lujo integrado por Abelardo Forero Benavides en gobierno, Humberto González Narváez, comunicaciones, Rodrigo Llorente Martínez, Hacienda, Jorge Valencia Jaramillo, desarrollo económico, J. Emilio Valderrama, agricultura, Jorge Mario Eastman Vélez, Trabajo y Argelino Durán Quintero en la cartera de obras públicas.

En 1979, Bernardo León Ordoñez Sánchez, Antonio Galán, José Blackburn Cortés, Rafael Caicedo Espinosa y Rodrigo Lara Bonilla, acompañarían a Luis Carlos Galán Sarmiento en la fundación del Nuevo Liberalismo como una fuerza disidente del Partido Liberal Colombiano. El Nuevo Liberalismo era una corriente social surgida en Europa a finales del siglo XIX, impulsado por el político y sociólogo Leonard Trelawy Hobhouse, con tesis totalmente opuesta al neoliberalismo aplicado por César Augusto Gaviria Trujillo en su gobierno, que destruyó la economía colombiana.