Al privarse del bien el ser humano rechaza su salud interna