Academia de Historia José María Cordova



La Academia de Historia José María Córdova Muñoz, lleva el nombre de un destacado militar y estratega de las Guerras de Emancipación de América Latina (1810-1826), considerado uno de los próceres de la independencia de Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela, Bolivia y Panamá.


José María Córdova Muñoz, participó para lograr la libertad en las batallas decisivas siguientes: la del rio Palo en cercanías de Caloto, el 5 de julio de 1815; por su proceder heroico fue ascendido a teniente cuando tenía 15 años. La de la Cuchilla de Tambo, cerca de Popayán, el 29 de junio de 1816; intervino en las campañas de los Llanos de

Venezuela de 1816 a 1817, en las cuales se destacó por su valor, sacrificio y arrojo, especialmente en la Batalla de Mucuritas, abril de 1817. Combatió en 1818 al mando directo del Libertador Simón Bolívar en la Campaña de Guyana y por su destacada actuación fue ascendido a capitán de caballería.


Igualmente, Córdova fue actor principal en las campañas de independencia de 1819 en la Nueva Granada; La de Apure en Venezuela, el 2 de abril de 1819; la de Chorros Blancos en Yarumal, Antioquia, el 12 de febrero de 1820; plasmó la libertad de Cartagena y Panamá en 1821; En la Campaña del Sur, consiguió la soberanía del Ecuador en la batalla de Pichincha, el 24 de mayo de 1822, y su sobresaliente gesta en la batalla de Ayacucho en Perú, el 9 de diciembre de 1824, motivó su ascenso a General de División a los 25 años. Con su talento y liderazgo, Bolivia alcanzó la emancipación.


José María Córdova Muñoz, el soldado más brillante en la Guerra de Independencia, nació el 8 de septiembre de 1799 en Concepción, provincia de Antioquia, Virreinato de la Nueva Granada y fue vilmente asesinado a sablazos por el irlandés Ruperto Hand, cumpliendo órdenes del general Daniel Florencio O’leary Burke, el 17 de octubre de 1829 en el Santuario, Provincia de Antioquia, la Gran Colombia.


Ingresó en el ejército en 1814 a la Escuela de Ingenieros Militares del Estado Libre de Antioquia, que funcionaba en la casa de la Maestranza en Rionegro, bajo la dirección del coronel Francisco José de Caldas, del jurista José Félix de Restrepo y del militar francés Emmanuel Roergas de Serviez; posteriormente la academia es trasladada a Medellín, donde comenzó su interés por la causa revolucionaria.


A inicios de 1815, José María Córdova Muñoz marchó en la tropa del Batallón Antioquia al mando de Serviez con el grado de subteniente hacia el sur con el fin de apoyar al ejército libertador que luchaba en el Cauca. Su primera acción militar fue en la Batalla del rio Palo en 1815, donde por su destacado desempeño fue ascendido en el mismo campo de contienda al grado de teniente efectivo. Luego de la derrota en la Batalla de la Cuchilla de El Tambo en 1816, junto a Emmanuel de Serviez y Francisco de Paula Santander Omaña, se replegó a los llanos orientales colombianos.


Córdova luchó en la Batalla del Bajo Apure, actual Venezuela y Casanare, actual Colombia, en febrero- abril de 1819, campaña militar de la Guerra de Independencia de Venezuela, que comenzó por la ofensiva de Pablo Morillo, buscando destruir la base estratégica de los patriotas, quienes inicialmente se replegaron hacia el rio Arauca, y después al Orinoco donde se detuvieron en Cunaviche. Los españoles vencieron a los venezolanos en el combate de La Gamarra, pero tras la victoria republicana en Las Queseras del Medio, Morillo replegó a su base de Calabozo perseguido por Bolívar y Córdova.


A mediados de 1819, Córdova hizo parte del ejército que Bolívar, reunió con Santander, tras encontrarse en Tame-Arauca, integrando las filas de la división al mando de José Antonio Anzoátegui, emprendiendo la Campaña Libertadora de la Nueva Granada. Travesía iniciada en territorio venezolano para adentrarse en la actual Colombia, cruzando la cordillera oriental por el páramo de Pisba, donde libró las batallas del Pantano de Vargas y la de Boyacá el 7 de agosto de 1819.


Por órdenes de Bolívar entregadas al general José Antonio Anzoátegui y al teniente coronel José María Córdova Muñoz, estos persiguieron al virrey Juan Sámano, quien huyó a Honda, rumbo a Cartagena. El viernes 13 de agosto de 1819 llegaron a Honda y fueron informados que el martes 10 de agosto, Sámano y su séquito habían embarcado rio Magdalena abajo.


Ubicado en Honda, Córdova fue nombrado por Bolívar, gobernador de Antioquia, el 30 de agosto de 1819, provincia erizada de problemas de toda índole, como la situación de orden público, el contrabando de licores, corrupción de los funcionarios, sumado al espionaje de los realistas-españoles, todo un caos.


El 16 de octubre de 1819, Córdova estructuró el segundo Batallón de Cazadores de la Nueva Granada, compuesto de cuatro compañías, de cien soldados cada una, provenientes de los cantones de Antioquia, Rionegro, Medellín y Marinilla. “Son jóvenes de familias distinguidas, de sobresaliente educación y que prometen ser excelentes oficiales y profesionales”, según Córdova, situación proyectada al futuro,134 años después con la creación en 1953 del Batallón de Bachilleres Miguel Antonio Caro con sede en la Escuela de Infantería en el norte de Bogotá con el lema, “Paso de vencedores” y “Patria, Honor, Lealtad” en su memoria.


El 12 de febrero de 1820, Córdova al mando del Batallón de Cazadores, derrotó en el Combate de Chorros, en Antioquia, a los españoles que pretendían apoderarse de Bogotá y abrir un corredor desde Cartagena hasta Quito y Lima. Luego de esta gesta, Bolívar encomendó a Córdova, la toma del rio Magdalena, arteria fluvial del país, para ello ocupó Magangué, el 3 de junio de 1820 y recuperó a Mompox, el 20 de junio. Posteriormente junto a Bolívar, el almirante Luis Brion, el coronel Mariano Montilla, el coronel José Prudencio Padilla y el capitán Córdova, liberan a Cartagena y las sabanas de Corozal.


Durante las campañas del sur en 1822, Córdova se une a las tropas del general Antonio José de Sucre, acantonadas en Ecuador y sellaron la independencia de esta nación con la célebre Batalla de Pichincha el 24 de mayo de 1822. Además, participó en la campaña de Pasto contra el caudillo mestizo nariñense Juan Agustín Agualongo Cisneros, quien era reconocido y respetado por negros e indígenas que se sumaron a sus acciones militares en contra de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco de las Américas de Indias, José María Córdova Muñoz y Antonio Amador José de Nariño y Álvarez del Casal.


El general Córdova, tomó parte en la Batalla de Ayacucho en Perú el 9 de diciembre de 1824, combatiendo en el ejército patriota de Sucre, más tarde rotulado, Gran Mariscal de Ayacucho. La acción de Córdova fue decisiva para vencer al virrey José de la Serna, comandante del ejército realista. Esta contundente victoria condujo de inmediato a la

independencia del Perú y la creación de Bolivia, marcando el final del dominio español en América del sur. En esta contienda, Córdova pronunció la famosa arenga “¡Soldados, armas a discreción; de frente paso de vencedores!”.


La Academia de Historia José María Córdova Muñoz, fundada en 1985, se fundamenta en su pensamiento, expresado a Bolívar, el 17 de septiembre de 1829: “Todos hemos jurado sostener la libertad de la República, bajo un gobierno popular, representativo, alternativo y electivo, cuyos magistrados deben ser todos responsables; y sin renunciar al honor, no podríamos prestar nuestra aquiescencia a la continuación de un gobierno absoluto, ni al establecimiento de una monarquía”.


La junta directiva de la Academia José María Córdova Muñoz la integran destacados ejecutores de la academia e historia colombiana liderada por el general Freddy Padilla de León, general Alberto Mejía Ferrero, M. general Manuel Gerardo Guzmán Cardozo, Fabio Hoyos Navarro, Benjamín Losada Posada, Adolfo León Donado Muñoz y Juan David Mejía.

Entradas Recientes

Ver todo